Ismael Miranda, el niño bonito de la salsa

Salsa es la cura

Ismael Miranda nació en Aguada, 20 de febrero de 1950. Es un compositor y cantante puertorriqueño de salsa. Es muy conocido como ‘el niño bonito de la salsa’. Ismael Miranda es considero uno de los pioneros de la salsa vieja.

Anuncios

Sus padres se mudarón en la ciudad de Nueva York en los años 50 para trabajar en el sector textil y con la intención de buscar un mejor futuro para la familia . Ismael MIRADA se acuerda de sus primeros años de vida en Nueva York :

Nuestro primer apartamentito fue en Long Island, y yo tenía 4 anos. Luego nos mudamos a la ciudad, en Manhattan, en la 69. Allí tuvimos un cuartito chiquito; después conseguimos otro con un baño, en la 21, entre Novena y Octava, y de ahí nos mudamos a la calle 10, que fue el primer apartamento que tuvimos y en el que yo tenía una habitación, porque siempre vivíamos en un cuarto todos juntos”.

De pequeño, Ismael Miranda fue “muy musical”. Con apenas ocho años de edad empezó a cantar en inglés en obras teatrales de su escuela y hasta formó parte de un grupo infantil que se llamó Little Junior in the Class Mate. Al poco tiempo, comenzó a tomar clases de canto en una escuela de música en la 46 y Broadway y luego, a sus 19 anos de edad, estudió con un maestro que le recomendó Tito Rodríguez. El ambiente en el que se crío le ayudó a cultivar su encanto por la música, aunque deseaba ser percusionista, y no vocalista:

Anuncios

Cuando yo me criaba la vida era bien chévere. Me gustaba mucho la música, había mucho rock and roll y yo me pasaba donde había ambiente. También, mi papá era un enfermo de la música, de esos que cuando cobraba (el salario) lo primero que hacía era comprar discos de 60 revoluciones (rpm) y algunos elepés. Me críe escuchando a la Sonora Matancera, Rolando Laserie, Ramito, Rafael Cortijo… una variedad bien buena. A él le gustaba todo tipo de música y todos los fines de semana había fiesta en casa”.

Ya a los 11 años, Miranda había formado varias bandas musicales, mostrando un gran interés por la música. Entre estos se incluye el Sexteto Pipo y su Combo y Andy Harlow y su Sexteto, en el que cantó y tocó las congas. En 1967 hizo su debut en la grabación titulada “Let’s Ball” con Joey Pastrana. Su primer éxito, “Rumbón Melón” era de este álbum.

En 1968, Larry Harlow, el hermano de Andy, reclutó a Miranda para cantar en su orquesta, llegando a grabar varios discos, comenzando con el álbum “El Exigente”. A Harlow le gustó lo que escucho y el año después (1968) grabó el disco “Orquesta Harlow presenta a Ismael Miranda“, logrando gran éxito con la presentación de Miranda. A raíz de lo cual grabaron una serie de exitosas grabaciones, entre las que se incluye “Electric Tribute to Arsenio Rodríguez”, “Harlow”s Harem”, Abran Paso y Oportunidad.

La salsa nació en los barrios de Nueva York. En 1971 en la calle 13, entre la 2da y 3ra avenida de Nueva York, en el bajo Manhattan, fue grabado un concierto en vivo de la Orquesta Harlow con Izzy Sanabria ‘Mr Salsa’ como anfitrión y la participación de Johnny Pacheco. Fue en las escaleras de una iglesia antigua con Ismael Miranda cantando“Abran paso”y “Lamentó de un Guajiro” en el barrio latino donde se crió.

En una entrevista, Larry Harlow contó la historia de este concierto : “Fue en la Calle 13, en el bajo Manhattan en Nueva York, tú sabes, entre la avenida dos y tres de la Calle 13. El valet, el ‘band boy’ de la banda, vivía en ese edificio y nos ayudó con la electricidad para los equipos. Hicimos una gran fiesta en la calle para la gente del barrio, frente a una iglesia vieja en ese bloque, porque había muchos hispanos allá. Ese no es El Barrio. Más arriba en Manhattan está El Barrio. Pero este lado es el segundo barrio de New York“.

Larry Harlow reclutó a Miranda gracias a Ismael Rivera ‘El Sonero Mayor’. El primer encuentro entre El Nino Bonito y El Sonero Mayor surgió en la casa de Larry Harlow, quien había invitado al joven cantante a audicionar porque necesitaba un corista para acompañar a su vocalista principal, Monguito Quián (“El Único”):

Llegué a casa de Larry y me encontré con él (Ismael Rivera). Fue el primer artista que conocí y por poco me muero cuando lo vi. Era un artista grande y yo tenía sus discos, era su fanático y fue impresionante conocerlo. Ha sido una de las cosas más importantes que me han pasado. Luego iba a verme a los sitios y me hacía señas cuando cantaba. Fuimos amigos hasta su muerte”.

Su presencia en la banda del Judío Maravilloso le dio la oportunidad de formar parte del grupo selecto de las Estrellas de Fania y de participar en los tres encuentros más importantes de ese colectivo musical: El concierto del Red Garter (1968), el evento del Cheetah (1971) y el magno espectáculo del Yankee Stadium (1973) .

Ismael MIRANDA fue apodado ‘El Niño Bonito de la Salsa’ por Johnny Pacheco:

Mucha gente creyó que fue por ser el más joven del grupo pero no, fue cuando empecé con la Fania“. “A mí me gustaba arreglarme y ponerme bien simpático para las presentaciones. En una oportunidad me fui a la peluquería y me compré un traje para el show. Cuando llegué al hotel, Johnny Pachecho me dijo: ¡ Que bonito! llegando tarde el niño bonito. Como siempre… Y desde ese día me llamaron el “El niño bonito de la salsa”. Pacheco le puso los apodos a todos en La Fania“.

Una presentación en Venezuela, en 1971, erosionó la relación profesional entre Larry Harlow e Ismael Miranda. Para entonces, el Judío Maravilloso había formado una orquesta de rock and roll y abandonó su grupo salsero para cumplir otros compromisos.

El segundo día de nuestra gira en Venezuela, (Larry Harlow) se fue a tocar con la banda de rock and roll y me dejó solo con esa responsabilidad. Lo hice y quedamos bien, pero cuando llegué a Nueva York se lo dije y él me contestó que me quedara con la orquesta y me la vendió por un centavo. Luego, a los meses, regresó y me llamó para decirme que lo del rock no le había funcionado bien y yo le entregué la orquesta”, cuenta.

En 1972, Ismael Miranda arrancó su etapa de salsero en solitario con el álbum “La oportunidad”, producido por Larry Harlow para el sello de Fania. Luego trabajó el disco “Así se compone un son” (1973), con el que el vocalista inaugura su nueva agrupación La Revelación :

Cuando entro con Larry la cosa se empieza a poner chévere. Él estaba pegao, pero (después de cuatro años) decidí irme de la orquesta porque ya mi cabeza estaba en otro lado. Quería tener mi propio grupo, yo sabía adónde quería ir, tenía esa ruta marcada, y yo iba a mí, aunque sabía que salirme de Harlow, de un grupo famoso, con mucho trabajo, para irme a inventar era un riesgo”.

A partir de ese momento, y luego del concierto de las Estrellas de Fania en el Yankee Stadium, en 1973, el cantante torció el rumbo de su carrera optando por establecerse en Puerto Rico, incitado por su colega Justo Betancourt y el bailarín Aníbal Vázquez y motivado por su deseo de querer vivir en su tierra, “Siempre quise estar en Puerto Rico, toda mi vida.

No pensaba en nada más. Hablaba con mi abuela por teléfono y me crecían las ganas, porque para mí esto (Puerto Rico) era como estar en Hollywood, porque yo cuando venía de visita veía por televisión todos los cantantes en el “Show del Mediodía”. Entonces, le dije a mi esposa que me iba y que la mandaría a buscar”, confiesa, quien para su sorpresa, al llegar a la Isla, confirmó que era uno de los cantantes favoritos del patio.

Anuncios

Para esa etapa, el vocalista se valió de la orquesta Yambó, que luego se convirtió en La Mulenze. Más adelante cantó acompanado de la Puerto Rican Power, la orquesta La Interacional y, en 1976, armó la nueva orquesta Revelación, al mando del tresista Néstor González.

Desde Puerto Rico consolidé mi carrera y fue cuando empecé a viajar mucho, a Latinoamérica, Japón, Alemania, Italia, París y África”, sostiene.

Su trabajo discográfico continuó con los álbumes “En fa menor” (1974), “Este es Ismael Miranda” (1975), “Con mi viejo amigo” (1976), “No voy al festival” (1977), “El compositor que canta” (1978), “Sabor, sentimiento y pueblo” (1978) y “Doble energía” (1980), este último con Willie Colón.

En los ochentas, Miranda grabó bajo su propio sello disquero independiente, incluyendo el éxito “Versos de Nuestra Cultura” en 1986. Miranda fue acompanado en este álbum navideno por el cantautor puertorriqueno, José Nogueras, un popular cantante que ha grabado muchos discos de esta temática.

Miranda anunció prematuramente su retiro, para después grabar tres discos sumamente populares con Andy Montañez caracterizándose por boleros clásicos.

Posteriormente, Ismael cosechó nuevos reconocimientos con el lanzamiento de un compacto donde interpretaba clásicos del compositor mexicano José Alfredo Jiménez en versiones de salsa. Posteriormente, con su orquesta comenzó a trabajar nuevamente y salieron varios productos musicales de gran calibre: Vengo Con Todo (2001), Tequila y Ron (2003), Edición Especial (2005), Con Sabor y Sentimiento (2007), Buscando el Camino (2008), De Regreso al Son (2009), y Aferrado a Ti (2011).

En 2006, Ismael Miranda hizo su debut en el cine en la películaEl Cantante con la actuación como el padre del salsero Héctor Lavoe, caracterizado por Marc Anthony.

Tuve la oportunidad de estar con Héctor muchas veces, a solas, podríamos decir que en muchos momentos de problemas de Héctor Lavoe yo estuve presente. Lo pude aconsejar, en muchos instantes estuve hablando con él… y en estas escenas aquí, me voy, me voy de la plaza ésta y como que caigo allá de nuevo y uno se siente triste”, expresó el salsero.

En 2013, Ismael Miranda presentó a su público “Cuando Manda el Corazón” y celebró su 45 aniversario en la música en La Covacha de Miami, junto a Tito Nieves y José Alberto “El Canario”.

45 años se dicen fácil, pero no lo han sido, aunque no me quejo, porque realmente he hecho lo que más disfruto y, para más, he tenido siempre la recompensa más grande de todo artista: el aplauso y el cariño sincero del público”, dijo “El Niño Bonito de la Salsa”

Ismael Miranda siguió dando conciertos en diferentes países y en compañía de otros cantantes de salsa. Su show sigue siendo muy apreciado por el público.

Durante la trayectoria de su gran carrera, Miranda ha grabado más de 20 discos y ha cantado con los artistas los más famosos de la Salsa.

Con más de 86 producciones y una inmensa fanaticada alrededor del mundo, Ismael Miranda ha alcanzado ocho álbumes de oro, uno de platino, tres nominaciones a los premios GRAMMY y un sinnúmero de reconocimientos tanto a nivel nacional como internacional.

¡ Ahí nama‘ !

Historia de la Salsa



Publicado por Salsa es la cura

Historia, cultura y noticias de la Salsa. Adícto a la Salsa. Lo mejor de la Salsa de ayer y hoy en el mundo! La Salsa no tiene fronteras, es el ritmo que mueve al mundo!

A %d blogueros les gusta esto: